VEN A VISITARNOS
C/ Cruixidell, 2
Urb. Torre en Conill
46117 Bétera (Valencia)
VEN A VISITARNOS C/ Cruixidell, 2 Urb. Torre en Conill 46117 Bétera (Valencia) Teléfono 687 71 63 86 / 96 160 85 11

Rehabilitación de la fractura de cadera: qué hacer y qué no

  • Publicado el

    05 de abril de 2022

Comenzar la rehabilitación lo antes posible ayudará a prevenir secuelas derivadas de la inactividad tras la intervención. 

La rehabilitación de la fractura de cadera ha de estar siempre supervisada por un especialista que adaptará los ejercicios y el ritmo a cada persona según sus características. Lo que sí hemos de tener en cuenta, es la importancia de comenzar la rehabilitación cuanto antes para evitar las secuelas derivadas de la inactividad durante el encamamiento.

La fractura de cadera es una de las fracturas más comunes en las personas mayores, que van perdiendo agilidad, reflejos y equilibrio. Una de las causas más comunes es la osteoporosis, que se da mayoritariamente en mujeres.

En la mayoría de los casos es necesaria una intervención quirúrgica que suele incluir la fijación de una prótesis o de elementos como placas y clavos. 

Tras la intervención, nuestro mayor va a permanecer inmóvil durante unos días, cesando su actividad diaria. Por ello es fundamental iniciar la rehabilitación de la fractura de cadera lo antes posible con una serie de ejercicios que eviten formación de coágulos, rigidez  o úlceras, además de conservar y estimular la movilidad de las articulaciones. La rehabilitación necesaria se inicia en el hospital de la mano de especialistas, que comienzan ayudando a nuestro mayor a mover la zona poco a poco, hasta que pueda hacerlo sin dolor. Depende de la persona, esta fase inicial suele durar una semana o diez días.

¿Cómo empezar la rehabilitación de la fractura de cadera?

Nuestro equipo de fisioterapeutas son expertos en rehabilitación de fracturas de cadera, por lo que establecen una serie de ejercicios siempre adaptados a la persona que la ha sufrido y teniendo en cuenta su situación y características particulares. El objetivo siempre es recuperar toda la movilidad posible de la articulación para mantener a nuestro mayor activo y que pueda retomar su actividad diaria lo antes posible.

En el momento que el paciente ya puede sostener su propio peso, comenzará a utilizar un andador con cuatro apoyos. Es importante que el calzado sea plano, cerrado y antideslizante. Para desplazarse correctamente, primero ha de adelantar el andador. Después se ha de dar el primer paso con la pierna en la que se ha realizado la intervención. Por último, completa el paso con la pierna que no ha sido operada.

El especialista determinará el período de tiempo que nuestro mayor ha de utilizar el andador, que suele ser de unos 15 días. Una vez lo considere oportuno, sustituirá el andador por dos bastones o muletas para comenzar a caminar repartiendo el peso en ambos.

Para comenzar a andar con las muletas, primero se adelantan las dos, igual que hacíamos con el andador. Después, se realiza el primer paso con la pierna que ha sido operada y, por último, se cierra el paso con la pierna no operada.

Según vaya avanzando la rehabilitación de la fractura de cadera, el fisioterapeuta dejará que nuestro mayor se apoye solo en una muleta o bastón, hasta el momento en el que retire todo elemento de apoyo.

Qué hacer y qué no

Mantener la actividad durante el período de rehabilitación de la fractura de cadera es vital, y los expertos incluirán unos ejercicios y rutinas para mejorar la movilidad y prevenir secuelas.

Algunas de las pautas a seguir son:

– No estar inmóvil más de 45 minutos seguidos. Levantarse y dar paseos.

– No flexionar las rodillas más de 90 grados,por lo que evitar las sillas bajas y agacharse a recoger un objeto, por ejemplo.

– Evitar transitar por zonas que supongan dificultades o riesgos, como superficies resbaladizas, con alfombras, etc.

– Tener la precaución de mantener los objetos que necesite a su alcance, sin que haya de estirarse o agacharse para cogerlos.

– No portar objetos mientras camine. Los brazos y manos han de estar libres.

El traumatólogo también proporcionará las pautas para fortalecer y recuperar la movilidad y aumentar la fuerza durante la rehabilitación. 

Éstos son algunos de lo ejercicios que se incluyen:

– Apoyarse en la cama y ponerse de pie.

– Sentarse y levantarse de una silla.

– Mantenerse de pie con una pierna y realizar aperturas.

– De pie, flexionar cadera y rodilla apoyando las manos en una silla.

– Acostados, abrir y cerrar las piernas.

Siempre serán los profesionales en traumatología y fisioterapia los que marcarán los ritmos y ejercicios en una rehabilitación de fractura de cadera. El éxito de la misma supone la vuelta a la vida y actividad diaria de nuestros mayores y previene lesiones y secuelas que pueden comprometer su futura autonomía y salud física. 

La prevención y el diagnóstico de la osteoporosis, así como su tratamiento, pueden evitar este tipo de fracturas y mejorar la calidad de vida de nuestros mayores.

En Selegna contamos con un equipo de especialistas en procesos de rehabilitación de fractura de cadera y otras patologías que pueden darte más información si lo necesitas. Como siempre, encantados a ayudarte. Contacta con nosotros.


También te puede interesar

Nuestro centro residencial en Valencia potencia la amistad.

Gimnasia cerebral: qué es y por qué es importante para los mayores

La estética y su importancia en los mayores.



Valores familiares

© • Residencial para Personas Mayores en Valencia • Selegna
Desarrollado por backspin • Agencia de Marketing y Publicidad.